¿Cómo llevar una vida saludable con diabetes?

¡Comparte nuestro contenido si te ha gustado!

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

La OMS advierte de la importante problemática de la diabetes a nivel mundial, por ello, nosotros hoy queremos contarte no sólo en qué consiste la diabetes, sino también qué tipos hay, conocer la prediabetes, las neuropatías y también una lista de alimentos y ejercicios que te ayudarán a tratarla, no sólo para adultos sino también en ancianos.

Desde Fisioterapia Vida siempre tratamos de concienciar de la importancia que tiene un estilo de vida y alimentación saludable en el tratamiento de la diabetes, así como recomendamos ejercicios y técnicas de fisioterapia en su tratamiento que han demostrado ser de gran utilidad, como veremos a continuación.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad metabólica que no se puede transmitir, que se caracteriza por el aumento de glucosa en sangre, esto es lo que comúnmente se conoce como hiperglucemia. Se produce a causa de un mal funcionamiento del páncreas. El páncreas es el órgano encargado de segregar la insulina que transporta el azúcar a las células.

La diabetes como tal es algo incurable e irreversible pero que posee tratamiento. De no tratarse la diabetes puede producir condiciones que afectan de sobremanera la calidad de vida del usuario, y en algunos casos incluso la muerte, aunque como ya comentamos, es tratable.

Tipos de diabetes.

La diabetes se presenta en dos tipos diferenciados. A continuación te explicamos sus diferencias.

¿Qué es la diabetes de tipo 1?

Esta constituye en torno al 10% de los casos de diabetes. Se trata de una enfermedad autoinmune, donde el páncreas no realiza su función (anteriormente mencionada) porque está siendo sometido a un ataque de anticuerpos del usuario. Esta no está relacionada con el estilo de vida del usuario.

¿Qué es la diabetes tipo 2?

Si la anterior  nos encontrábamos en torno al 10%, esta es la más frecuente (en torno al 90%). Esta tiene que ver con un fuerte componente genético, se suele dar a partir de los 40 años y se debe a que disminuye la sensibilidad a la insulina. Hay factores relacionados con el estilo de vida que pueden (no significa que tenga que ser por esto sólamente) empujar al usuario hacia esta enfermedad, como son obesidad, dieta, falta de actividad…

¿Qué es la prediabetes?

La prediabetes es un estado en el que tus niveles de glucosa son más elevados de lo normal. No se puede considerar diabetes de tipo 2, pero sin el consecuente cambio del estilo de vida, el usuario es más propenso a desarrollar la diabetes tipo 2.

La prediabetes es algo muy serio pues si ya la tienes, debes poner cartas en el asunto en la medida que te sea posible, ya que esta progresión hacia la diabetes tipo dos no es inevitable.

Tratamiento para la prediabetes.

La alimentación saludable así como un cambio en el estilo de vida, ya sea con actividad física o el mantenimiento del peso puede ayudar a que esa glucosa sanguínea algo elevada, vuelva a la normalidad.

Una dieta baja en carbohidratos puede tener beneficios para personas con riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

En un estudio de 12 semanas, personas con prediabetes consumieron una dieta baja en grasa o una baja en carbohidratos. El azúcar en la sangre bajó 12% y el nivel de insulina 50% en el grupo que consumió la dieta baja en carbohidratos.

En el que consumió una dieta baja en grasa, sin embargo, el azúcar en la sangre solo bajó 1% y la insulina 19%.

Concluyendo que la dieta baja en carbohidratos tuvo mejores resultados en ambos conteos.

Alimentación para pre-diabéticos y diabéticos.

Te contamos una variedad de alimentos que recomendamos consumir:

VerdurasNo feculentas (sin almidón): incluyen brócoli, zanahorias, vegetales de hojas verdes, pimientos y tomates.
Feculentas (ricas en almidón): incluye papas, maíz y arvejas (chícharos).
Frutas– Incluye naranjas, melones, fresas, manzanas, bananos y uvas.
GranosPor lo menos la mitad de los granos del día deben ser integrales.
– Incluye trigo, arroz, avena, maíz, cebada y quinua.
Ejemplos: pan, pasta, cereales y tortillas.
Proteínas– Carne magra (con poca grasa)
– Pollo o pavo sin el pellejo
– Pescado
– Huevos
– Nueces y maní
– Fríjoles secos y otras leguminosas como garbanzos y guisantes partidos.
– Sustitutos de la carne, como el tofu.
Lácteos descremados o bajos en grasaLeche
Yogur
Queso

Esta misma lista te la dejamos adjunta en un práctico PDF para que la descargues y la imprimas, ¡y la tengas siempre a la mano!

Es importante que trates de garantizar que el contenido de la grasa provenga de fuentes naturales como carnes rojas, pescado, huevo, nueces, aguacates, aceitunas o aceite de oliva.

¿Qué es una neuropatía?

Se trata de una patología de los nervios ganglios nerviosos en el sistema nervioso periférico (son los  nervios que transmiten la información al sistema nervioso central). Puede tener posibles causas como son:

  • La diabetes, de la que hablamos en este artículo.
  • Celiaquía.
  • Intolerancia o sensibilidad al gluten no celíaco.
  • Herpes zoster.
    Cáncer.
  • Exposición a neurotoxinas.
  • Un posible efecto secundario de la quimioterapia.
  • Factores hereditarios.
  • Lupus.
  • Artritis reumatoide.
  • Infecciones como herpes, hepatitis C o VIH.
  • Flujo sanguíneo deficiente.
  • Exposición prolongada a temperaturas frías.
  • Alcoholismo.
  • Presión sobre nervio.
  • Hipotiroidismo.

Existen muchos tipos de neuropatías como son la autonómica, artropatía neuropática, neuropatía craneal, neuropatía autonómica, neuropatía femoral, radiculopatía torácica, pie caído unilateral, y de la que hablaremos nosotros, la neuropatía diabética.

¿Qué es la neuropatía diabética?

Se trata de una alteración de las fibras nerviosas provocada por niveles inadecuados de glucosa en sangre. Principalmente producen una neuropatía sensitivo-motora, pero también puede ser autonómica y mononeuropatías.

En la diabetes, las úlceras y amputaciones de miembros inferiores se generan generalmente por neuropatías y vasculopatías. 

La neuropatía diabética se manifiesta con la pérdida de sensibilidad de la extremidad.

Hay una reducción en la percepción de dolor y de la presión, con pérdida de la protección del pie, lo que lleva a deformidades anatómicas, con un riesgo mayor de fisuras o grietas y alteración de la microcirculación.

¿Qué es el pie diabético?

El caso más claro de complicaciones por la diabetes y neuropatías lo tenemos en el pie diabético. Este se presenta con una alteración anatómica o funcional, causado por anomalías neurológicas y anomalías en la vasculatura de la persona con diabetes.

Casi el 80% puede ser prevenible, por eso es muy importante conocer acerca de ello, ya que es uno de los problemas secundarios más graves con un efecto muy significativo en la calidad de vida de quienes lo padecen.

El pie diabético puede producirse por muchos factores además de la diabetes, como son:

  • Género masculino
  • Historia de úlceras previas
  • Tabaquismo
  • Neuropatía diabética
  • Enfermedad arterial oclusiva distal
  • Deformidades estructurales del pie: Hiperqueratosis, Charcot, dedos en garra, pie plano o pie cavo, pie equino varo (estrechamiento tendón de Aquiles)
  • Mal control glúcémico
  • Sedentarismo
  • Cambios en la calidad de la piel: fisuras, sequedad, micosis
  • HTA
  • Higiene deficiente de los pies
  • Calzado no adecuado
  • Nivel socioeconómico bajo
  • De todos ellos, la Neuropatía diabética es la principal causa de pie diabético (70%).

¿Cómo afecta la diabetes a la tercera edad?

En la tercera edad, la diabetes más común es la de tipo 2. Como ya hemos comentado anteriormente esta se suele dar a partir de los 40 años, por lo que es comprensible que sea la que más afecta a este sector de la población.

Cuando una persona mayor presenta síntomas como adelgazar demasiado sin motivo, infecciones recurrentes, dificultades en la curación de moratones o cortes, o zonas de piel oscurecidas, entre otros, puede significar que está siendo afectada por la diabetes tipo 2. 

La realidad es que muchas personas mayores no saben si tienen diabetes de tipo 2, ya que puede que los síntomas sean muy leves, pero esto no exime de dejarlo pasar, ya que las consecuencias pueden tener efectos en nervios, corazón, vasos sanguíneos y riñones. La ceguera es además otro factor determinante.

Tener diabetes da propensión a enfermedades como alzheimer y también problemas como insuficiencia renal, disfunción eréctil, problemas auditivos, ceguera, infarto de miocardio y accidentes cardiovasculares.

Ya hemos hablado del pie diabético, lo que también puede conllevar amputaciones.

Ejercicios de fisioterapia como tratamiento de diabetes en la tercera edad.

Un estudio encontró que con la pérdida de al menos el 7% de peso corporal, demostró una reducción del 58% en el avance de intolerancia a glucosa (prediabetes) a DM2. Y así se llega a confirmar un importante rol de la baja de peso en disminuir la progresión desde intolerancia a la glucosa a DM2, calculándose una reducción de riesgo de 16% por cada Kg. de peso corporal perdido.

Es por esta razón que la pérdida de peso constituye uno de los objetivos esenciales para prevenir la enfermedad. El ejercicio moderado es siempre recomendable para ayudar y contribuir a esta pérdida de peso.

Hacer de 20 a 25 minutos de ejercicio diario es aconsejable, así como ejercicios aeróbicos como andar o acondicionamiento físico guiado. Es importante recordar que siempre se debe tener en cuenta el historial del paciente para conocer qué ejercicios pueden realizar y en qué intensidad.

Realizar al menos 20 minutos de ejercicio diario 4 a 6 días a la semana es muy positivo para pacientes con diabetes. En la rutina de entrenamiento se recomienda:

  • Realizar un calentamiento y recuperación. Entorno 5-10 minutos de ejercicios gimnásticos suaves son suficientes para comenzar con la sesión deportiva. 
    1. Un ejemplo de esto puede ser caminar moviendo los brazos arriba y abajo y de delante a detrás.
    2. Rotación de hombros de forma suave.
    3. Calentamiento de cintura y zona lumbar con rotación.
    4. Ejercicio de tobillos, rotandolos con un giro de 360º
  • Realizar ejercicios aeróbicos sencillos (adaptando la dificultad al estado físico del usuario).
    1. Correr en el sitio, sentadillas, flexiones (tienen su variante más suave haciéndolas contra una pared en lugar de en el suelo) o Jumpin Jack.
    2. Steps o subir y bajar el escalón, 10 ejercicios comenzando con el pie izquierdo y 10 ejercicios comenzando con el derecho.
    3. Sentarse en la silla y luego levantarse, siempre con los pies separados y manteniendo el pecho y hombros en posición vertical, con los brazos extendidos.
    4. Otros ejercicios como bicicleta o natación son muy utilizados.
  • Otros ejercicios de flexibilidad, como pueden ser:
    1. Mantenerse con una sola pierna, siempre con un apoyo cercano, e ir alternando 10 veces con cada pierna.
    2. Mantenerse apoyado con las puntas de los pies.
  • Para acabar es importante realizar estiramientos.
    1. Estiramiento de costado, levantando primero un brazo y luego otro sobre la cabeza, e inclinándose hacia el lado que se estira el brazo.
    2. Giro de cabeza, negar con la cabeza de un lado a otro.

Concluyendo, una dieta controlada y rigurosa y la práctica regular de ejercicio físico son acciones necesarias para lograr adelgazar y controlar los niveles de azúcar que ya se presentan en la prediabetes y diabetes.

Abrir chat